Sin categoría archivos - Escritura Eficaz

Sin categoría

En Internet escribe para tus lectores, no para los robots de Google

Miguel Janer

En un texto para la web Google prima la calidad y el interés del contenido, el buen estilo y una excelente redacción.

Seo (Search Engine Optimization u Optimización para motores de búsqueda) es el conjunto de técnicas que te permiten colocar tus escritos en los alto de los rankings de búsquedas de Google. Pero al escribir en Internet, escribe para tus lectores, no para los robots de búsqueda.

El SEO, explica Eva Fontiveros, SEO profesional y profesora de los cursos de la APM (Asociación de la prensa de Madrid), “democratiza el contenido de Internet en favor del usuario. Lo hace más legible, más visible y fácil de encontrar. Como autor, puedes aspirar a colocar tu artículo en la primera página del buscador de Google, sin necesidad de estar un poderoso medio de comunicación.” Eva Fontiveros

El SEO se basa tanto en el continente como en el contenido. El continente depende de los diseñadores-progamadores-administradores de tu página web, blog o red social; y se basa en la modificación del código html, en las técnicas y herramientas SEO y la gestión de métricas y plugins.

El contenido, que es lo que aquí nos ocupa , corre a cargo del autor del texto (tú). Es la parte más “imprescindible: si falla la redacción del texto, cualquier optimización con técnicas o herramientas SEO no sirve para nada. Si al escribir en Internet no hay textos buenos, el posicionamiento de la página no sirve para nada”, explica Eva Ontiveros.

Las keywords o palabras clave son aquellos términos, palabras o agrupación de palabras que definen la temática de tu artículo on line: deben coincidir al máximo con las posibles palabras que se le cruzan por la cabeza a tus potenciales lectores en Internet, cuando busca en Google información sobre el tema del que tú hablas.

En los últimos cambios de Google en su algoritmo, la empresa busca combinar el pagerank (número de links que enlazan y con los que enlaza tu página) con la autoridad del autor ; y con la interacción de tu página en las redes sociales. Google quiere poner de relieve a los autores relevantes en cada campo. Recomendaciones de Google

En 2011, Google realizó un primer cambio relevante a su algoritmo. Lo bautizó con el nombre de Panda. Con Panda busca “calidad”. Y los criterios de esta calidad son la actualización de contenidos, las recomendaciones que recibes de las redes sociales (las auténticas) y los comentarios (los auténticos).

Al escribir en Internet es muy importante el contenido original. Google penaliza los duplicados, incluso si es con permiso del autor. El buscador penaliza los plagios, los refritos e incluso la réplica exacta de una nota de prensa.

En 2012, Google lanzó una nueva reforma de su algoritmo: Penguin. Penaliza la promoción de tu texto, blog o web que no sea orgánica, natural.

En 2013, Google presentó Colibrí. Ya no era solo un cambio más en el algoritmo, sino un algoritmo nuevo. Una nueva forma de listar el contenido en Internet. El objetivo de Colibrí es mejorar los resultados de búsqueda, apartando el foco de las famosas keywords aisladas. Lo sitúa ahora en el significado conjunto del texto. El algoritmo intenta entender mejor qué busca el usuario, no las palabras concretas con que las busca. Se basa en la inteligencia artificial. Cuando rastrea contenidos, Colibrí no solo comprueba que las palabras claves utiliza el usuario, sino que relaciona las palabras entre sí, intenta entender su significado y relacionar estos términos con otros conceptos (web semántica).

Google realiza constantes cambios en su algoritmo, en lo últimos años uno cada 17,5 horas, dirigidos a premiar la calidad del contenido y a penalizar las malas prácticas para promocionar tus temas o tu web. Ten en cuenta que cada día Google es más inteligente.

Las técnicas SEO son múltiples, variadas. No siempre sencillas de utilizar. Por eso, el mejor consejo para la redacción seo, al escribir en Internet, es el de “escribe para lectores, no para las máquinas o robots de Google que se dedicarán a seleccionar tus textos”. La experta en SEO, Eva Fontiveros, responsable última de las ideas que acabo de presentarte, explica que “tu objetivo debe ser ganar el Pulitzer. Hasta cuando escribes una simple reseña de un producto. En un texto para la web debe primar la calidad y el interés del contenido, el buen estilo y una excelente redacción”. Escritura eficaz

Al escribir en Internet, “escribe para lectores, no para las máquinas o robots de Google que se dedicarán a seleccionar tus textos.

Camino de Santiago con parte de mi familia (Anna, 12 años)

Miguel Janer

2014-07-10 13.26.44

Yo quiero ser escritora

Hola, me llamo Anna y me gustaría contaros lo divertidos y duros que han sido cinco días. En ellos, Marta, Manuel, María, mi padre y yo hemos hecho  unas cuantas etapas del CAMINO DE SANTIAGO:

PRIMER DÍA                                                                                                                    Nos despertamos muy muy pronto para llegar a “O Cebreiro” para comer, ya que desde Madrid se tardaban tres o cuatro horas en coche. Todos estábamos emocionadísimos por llegar, aunque yo estaba un poco asustada, porque mi padre nos tenía que dejar en el  pueblo de arriba y él irse al parking que había abajo. Aunque luego la preocupación se me fue al ver el pueblo.

 No era muy grande (bueno no lo sé muy bien, porque solo estuvimos en una parte). Había una iglesia pequeñita a la entrada, y nos metimos en los “jardines secos” de la iglesia para comer. Papá nos sacó los bocatas de jamón y queso, y me dio veinte euros para unas bebidas. Cuando estábamos comiendo, Manuel y yo bajamos hasta un bar donde ponía “Taberna” o algo así; cuando bajamos por las escaleras de la entrada, yo me asuste un poco porque dos señores calvos, con barba y enormes estaban sentados bebiendo cerveza, como en las pelis, pero resulta que no pasaba nada.

  Papá llego muy pronto, porque cogió un taxi, y nos hicimos una “credencial” para el camino. En la credencial ponías sellos en unas casillas cada vez que pasabas por algún albergue o bar. Empezamos a caminar como a las tres, teníamos que llegar al “Alto do poio”, que en español significa “El alto del poyo”. Había que andar nueve kilómetros para llegar al albergue, no era muy cansado pero al final había que subir “la madre de las cuestas”, que eso sí que me canso muchísimo, y a todos, aunque María y Marta la subieron corriendo.

En en el albergue papá me compró un helado y luego jugamos un montón fuera. Más tarde, mientras nos duchábamos por turnos, papá nos preparó la cena en la habitación, porque no había cocina. Fue una de las cosas más divertidas que hicimos.

SEGUNDO DÍA                                                                                                              Nos despertamos y papá calentó la leche porque hacía mucho frío. Luego salimos a caminar porque teníamos que llegar a “Triacastela” para comer, que eran 12 km y luego nueve hasta Samos.

En el camino papá nos contó la historia de Sansón. A Marta se le quedó grabada, sobre todo una parte en la que a Sansón le arrancaron los ojos los filisteos, por eso luego le dio por escribir en una libreta los nombres de los protagonistas.

Al llegar a Triacatella estábamos agotados, pero lo compensamos con unos macarrones buenísimos, aunque yo no  tenía mucha hambre.

Empezamos a andar a las tres, igual que el día anterior, y podríamos haber llegado antes a Samos, pero estábamos tan tan cansados que nos íbamos parando cada diez minutos.

Al llegar a Samos, vimos el Albergue que era genial. Era solo para nosotros porque nadie más había ido. Por la noche, la señora de recepción se fue a su casa y nos quedamos en una especie de comedor que tenía una tele.

TERCER DÍA                                                                                                               Teníamos que llegar de “Samos” a “Sarria” para comer, que se suponía que eran nueve kilómetros, pero el que había escrito la guía o se lo había inventado o no había hecho el camino de Santiago en su vida. porque eran muchos más de nueve kilómetros. Se suponía que llegaríamos a Sarria a las dos como muy tarde, pero como eran catorce kilómetros, llegamos a las cuatro a comer. Ya no podíamos más. Y nos dimos cuenta de que no eran 9 kilómetros, porque cuando ya habíamos recorrido esos 9 kilómetros, ¡unos señores nos dijeron que todavía quedaban 6! Hasta Barbadelo, que es donde nos teníamos que quedar a dormir, fuimos en taxi.

Dormimos en un hotel genial, que tenía una piscina alucinante, Marta y yo, mas yo que ella, no podíamos más, así que papá dijo que al día siguiente nos quedábamos en el hotel, pero María y Manuel querían andar, así que en vez de ir todos hasta “Porto Marín” a dormir, solo fueron ellos con papá y volvieron en taxi.

CUARTO Y ÚLTIMO DÍA                                                                                        Este fue, en mi opinión, el mejor día de todos, Marta y yo nos despertamos a las ocho, desayunamos en el restaurante y luego fuimos a la piscina. Después fuimos a la sala de la tele, hasta la hora de comer, y después de comer, también en el restaurante. Vimos, otra vez la tele, hasta que llegaron los caminantes.

Nos fuimos todos a la piscina y jugamos un montón, luego cenamos y a la cama.

No sé qué tal fue el camino de María y compañía, pero papá me contó que cogió a Manu a caballito un rato y a los cien metros le dijo

-Papá, bájame que me da vergüenza

Y que no consiguió volver a subirle más.

Al día siguiente, a las nueve nos subimos a un taxi, en el que vomité, para volver a “O Cebreiro donde dejamos la furgoneta, y luego en coche a casa.

El año que viene repetiremos, porque ha sido genial.

FIN